El proceso de realización de los deberes escolares, ¿qué influye en él?

La motivación desempeña un papel determinante en el aprendizaje y constituye un área fundamental en todas las aproximaciones al aprendizaje autorregulado. De hecho, los alumnos autorregulados se caracterizan por su motivación e implicación personal en su aprendizaje y son capaces de persistir y esforzarse en las tareas para alcanzar las metas que se han propuesto.

Así, de modo similar a lo que sucede en el contexto del aula, los estudiantes se enfrentan a los deberes escolares teniendo como referentes los tres pilares básicos que conforman la motivación académica. Por un lado, están las razones y motivos por los que hacen los deberes así como las metas que persiguen al realizarlos. Por otro, están las creencias que tienen los estudiantes respecto a sus propias capacidades y competencias para realizar esos deberes. Y por último están las reacciones emocionales que provocan en los estudiantes la realización de esos deberes. Aunque estos tres pilares son fundamentales, también es necesario destacar que el interés, la actitud y la percepción de utilidad de los deberes desempeñan un papel motivacional muy importante a la hora de tomar decisiones respecto al enfoque de aprendizaje adoptado por los estudiantes al hacer los deberes y a su grado de implicación en los mismos.

El enfoque de aprendizaje empleado por los estudiantes va a incidir no sólo en la ejecución final de los deberes escolares sino también en la calidad del proceso de realización de esos deberes. Aquellos que adoptan un enfoque profundo realizarán los deberes implicándose en ellos, con la intención de aprender y reforzar los contenidos adquiridos en clase, preocupándose por solventar las dudas que se les plantean durante su realización y relacionando los deberes con lo aprendido previamente. Por el contrario, si los estudiantes ponen en marcha un enfoque de tipo superficial realizarán los deberes porque se sienten obligados por el profesor y tal vez por los padres. Su objetivo será terminarlos cuanto antes para poder dedicarse a otras actividades más divertidas y sólo se preocuparán de llevarlos hechos porque hay que entregarlos y corregirlos en clase, pero no porque piensen sacar provecho de su realización para avanzar en sus aprendizajes.

¿Qué estudio hemos llevado a cabo sobre esto?

El objetivo de este estudio fue examinar el proceso de realización de los deberes escolares para determinar qué variables pueden ayudar a los estudiantes a completar los deberes asignada.

En el estudio participaron 535 estudiantes de Educación Primaria de entre 9 y 13 años de edad.

¿Qué concluye nuestro estudio?

Los resultados de este trabajo determinan que el rendimiento académico de los estudiantes en los últimos años de Educación Primaria están muy relacionados con la cantidad de deberes escolares realizados. También se ha constatado la importancia del esfuerzo y la implicación del estudiantado a la hora de realizar sus tareas, demostrando que los resultados académicos también están relacionados con su deseo e interés por aprender y mejorar sus propias habilidades. Otro aspecto que se ha demostrado es que la cantidad de deberes realizados está relacionada no solo con el tiempo dedicado a su realización, sino también con la gestión de ese tiempo. Por otra parte, se ha constatado que el tiempo empleado en la elaboración de los deberes no es un predictor relevante del rendimiento académico.

Así pues, de los resultados obtenidos podemos extraer que cuanto más motivados están los estudiantes por aprender, más propensos son a involucrarse en la realización de los deberes y a administrar el tiempo dedicado a llevarlos a cabo de manera eficaz. Además, el hecho de que el tiempo dedicado a realizar los deberes no esté relacionado con el rendimiento académico podría deberse a un estilo de trabajo ineficaz o una falta de motivación.

Además, todo parece indicar lo que numerosos estudios han intentado demostrar anteriormente: la adopción de enfoques profundos para el aprendizaje de los estudiantes están fuertemente relacionados con mayor logros académicos de calidad.

En definitiva, la cantidad de deberes realizados y su relación positiva con los resultados académicos deben considerarse como el resultado final de un proceso basado en un aprendizaje integral y significativo, en el que la motivación juega un papel esencial.

*Extraído del artículo: Valle, A., Regueiro, B., Núñez, J.C., Rodríguez, S., Piñeiro, S. y Rosário, P. (2016). Academic Goals, Student Homework Engagement, and Academic Achievement in Elementary School. Frontiers in Psychology, 7(463), 1-10.

Puedes consultar nuestra investigación completa en la revista científica Frontiers

AGRADECIMIENTOS: Queremos expresar nuestro más sincero agradecimiento a los centros que han colaborado con nosotros, permitiéndonos llevar a cabo esta investigación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s