Los estudiantes con niveles más altos de rendimiento se implican más en los deberes y están más motivados

Los deberes escolares o tareas para casa (TPC) son uno de los temas educativos más controvertidos en la actualidad, remontándose dicha polémica años atrás.

Según datos del Instituto de Evaluación (MEC, 2009), se manifiesta que del 2003 al 2007 disminuyó el porcentaje de alumnos que dedican una hora o menos a hacer los deberes y estudiar (del 26% al 18%); sin embargo, aumentó el porcentaje de aquellos cuya dedicación ronda entre las dos y tres horas (del 18% al 22%) y aquella que supera las tres horas (del 6% al 10%). En la literatura científica se indica que no hay una relación clara en Educación Primaria entre tiempo empleado en las TPC y rendimiento académico (Rosário, Mourão, Núñez, González-Pienda y Solano, 2006); aunque se percibe que los estudiantes de Primaria con bajo rendimiento suelen dedicar más tiempo a realizar las tareas.

Estudios actuales consideran necesario estudiar el efecto de otras variables, entre las cuales destacan las variables motivacionales. Las razones que tienen los estudiantes para realizar los deberes, junto con el grado de interés y la utilidad percibida que tienen de ellos inciden en su grado de implicación (cantidad de deberes realizados, tiempo dedicado y aprovechamiento de ese tiempo) y, consecuentemente, en su rendimiento académico. El perfil motivacional del alumno influye en la forma de enfrentarse y resolver las tareas (Hong, Milgram y Rowell, 2004); así como en la implicación, intensidad y persistencia en las mismas (Valle et al., 2010).

Estas características del alumno se focalizan en la consecución de habilidades de autorregulación del aprendizaje. Estudios actuales reflejan que los estudiantes autorregulados se caracterizan por su motivación e implicación en su aprendizaje, por su capacidad de persistencia y esfuerzo para conseguir sus metas (Núñez, Solano, González-Piensa y Rosário, 2006). Estos estudiantes se sienten muy eficaces y se centran en incrementar su nivel de aprendizaje contemplando el contenido a aprender como interesante, valioso y útil (Pintrich, 2000). Aunque el profesorado tiene un papel importante en la autorregulación del estudiante, es éste el que debe gestionar sus recursos personales (Suárez et al., 2012).

¿Qué estudio hemos llevado a cabo sobre esto?

El principal objetivo de este trabajo es comprobar si existen diferencias significativas entre los estudiantes con rendimiento alto, medio y bajo (en matemáticas y lengua inglesa) en algunas variables motivacionales vinculadas con los deberes escolares y también en otras relacionadas con el grado de implicación en su realización.

En el estudio participaron 326 estudiantes de 4º, 5º y 6º de Educación Primaria.

¿Qué concluye nuestro estudio?

Los resultados de este trabajo reflejan que cada uno de los niveles de rendimiento académico (bajo, medio, alto) se asocia con diferentes grados de motivación e implicación en los deberes escolares en matemáticas y lengua inglesa de los tres últimos cursos de Educación Primaria.

Los resultados indican que los estudiantes con niveles más altos de rendimiento están más motivados intrínsecamente para hacer los deberes. Por otro lado, no se detectan diferencias significativas en el interés hacia estas tareas, aunque se aprecia cierta tendencia que indica que cuanto más alto es el rendimiento, mayor es el interés por los deberes. En relación a estos resultados, se concluye que el tipo de motivación del alumnado hacia la tarea se relaciona con la calidad de su implicación, siendo mejor la implicación cuando la motivación es intrínseca.

En lo referente a la implicación en los deberes, se detecta que los niveles más altos de rendimiento se asocian con un mayor número de deberes realizados y con un mejor aprovechamiento del tiempo. Otro aspecto a destacar es que hay una relación casi nula entre cantidad de deberes realizados y logros académicos en los estudiantes de Educación Primaria, aunque esta relación es cada vez más fuerte y positiva según se asciende hacia Secundaria.

Finalmente, se comprueba que no hay diferencias significativas entre los niveles de rendimiento académico respecto al tiempo dedicado a los deberes, aunque en el caso de las Matemáticas se aprecia cierta tendencia a que cuanto mayor es el rendimiento, menor es el tiempo dedicado a los deberes. Por tanto, dedicar más tiempo a los deberes no está relacionado de forma lineal y directa con un mejor rendimiento académico; de hecho invertir demasiado tiempo a los deberes puede reflejar escasos conocimientos, pobre comprensión u otro tipo de problema. Así, parece confirmada la debilidad explicativa de la variable tiempo invertido; aunque esta variable es importante, por sí sola no significa un compromiso del alumnado con la tarea

*Extraído del artículo: Pan, I., Regueiro, B., Ponte, B., Rodríguez, S., Piñeiro, I. y Valle, A. (2013). Motivación, implicación en los deberes escolares y rendimiento académico. Aula Abierta, 41 (3), 13-22.

Puedes consultar nuestra investigación completa en la revista científica Aula Abierta

 

AGRADECIMIENTOS: Queremos expresar nuestro más sincero agradecimiento a los centros que han colaborado con nosotros, permitiéndonos llevar a cabo esta investigación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s