Las actitudes hacia las matemáticas, sí empeoran conforme se avanza de curso

La importancia de las actitudes y su papel fundamental en las matemáticas lleva siendo objeto de estudio e interés científico desde hace más de 50 años, siendo las diferencias de género y curso algunas de las cuestiones más debatidas.

Estudios  actuales reflejan la idea por parte de ambos sexos, de que los chicos, más que las chicas, necesitan las matemáticas más para su vida adulta y para conseguir buenos trabajos. Además, ambos expresaron que a los chicos les gustan más las matemáticas y les resultan más fáciles, mientras las chicas las consideran más aburridas y difíciles (Brandell y Staberg, 2008). Al mismo tiempo, las chicas también se muestran menos seguras de sí mismas ante ellas (Frenzel, Pekrun, y Goetz, 2007).

Otros estudios no encuentran tan claramente el área de matemáticas como un dominio masculino. Así, Forgasz (2000) reveló que los chicos consideraban las matemáticas más difíciles que las chicas, necesitando apoyo adicional. Además, destacaba el mayor interés y aprecio de las matemáticas por parte de las chicas.
Sin embargo, algunos estudios (p.e., Carrel, Page, y West, 2009; Dee, 2007) muestran que el hecho de tener una profesora de matemáticas mejora el desempeño de las chicas en esta materia. Niederle y Vesterlund (2009) establecen que el número de profesores varones en matemáticas es mayor al de mujeres, lo cual refuerza ciertos estereotipos.

También en la literatura científica se percibe una gran influencia de la variable curso en las actitudes hacia las matemáticas. González-Pienda et al. (2006) establecen que a medida que el estudiante avanza en la escolaridad obligatoria su actitud hacia las matemáticas se va haciendo más negativa.

¿Qué estudio hemos llevado a cabo sobre esto?

El principal objetivo de este trabajo es comprobar si hay diferencias significativas en algunas variables vinculadas con las actitudes hacia las matemáticas en estudiantes de Educación Primaria en función del curso y del género.

En el estudio participaron 897 estudiantes de Educación Primaria.

¿Qué concluye nuestro estudio?

Los resultados de este trabajo indican que los chicos, en comparación con las chicas, tienen una competencia percibida más alta en matemáticas, están más motivados extrínseca e intrínsecamente y muestran unos niveles de ansiedad más bajos ante esta asignatura.

En cuanto a las diferencias en función de la variable curso, los resultados indican que los estudiantes de 5º curso tienen una competencia percibida más alta para las matemáticas, las perciben más útiles, están más motivados intrínsecamente hacia esta asignatura y también muestran unos niveles de ansiedad y unos sentimientos negativos hacia las mismas más bajos que los estudiantes de 6º curso. Estos resultados demuestran que a medida que se avanza en la escolaridad se observan unas actitudes más negativas hacia el aprendizaje de contenidos matemáticos.

De los resultados de este trabajo se pueden extraer algunas reflexiones importantes de cara a los procesos de enseñanza y aprendizaje de las matemáticas.

Todo parece indicar que las líneas de actuación deben ir encaminadas, por un lado, a sensibilizar al profesorado de que las matemáticas no son algo exclusivamente de hombres y, por otro, a modificar las bajas creencias de autoeficacia ante las matemáticas que parecen tener muchas mujeres. Este cambio en las creencias de autoeficacia sólo se va a producir después de experimentar el éxito en matemáticas. Por eso, el papel del profesorado es fundamental a la hora de diseñar y prescribir tareas y actividades matemáticas que estén adaptadas a la diversidad de dificultades, necesidades y perfiles motivacionales de los estudiantes. Sin embargo, si tenemos en cuenta todas estas variables según se avanza de curso, los resultados no parecen invitar al optimismo. Parece un tanto paradójico que al mismo tiempo que los estudiantes avanzan de curso y adquieren más conocimientos y habilidades matemáticas, también se sientan menos competentes para las matemáticas, se encuentren menos motivados y muestren unos niveles de ansiedad y unos sentimientos más negativos hacia esta materia. Desde una perspectiva educativa, esto resulta a todas luces un fracaso en la enseñanza y el aprendizaje de las matemáticas. Es inverosímil pensar que en otros procesos de aprendizaje pueda acontecer algo parecido, es decir, que cuanto más aprende una persona y cuantas más competencias adquiere, también se siente menos competente, con mayor ansiedad y con unos sentimientos más negativos hacia dichos aprendizajes. ¿Alguien se puede imaginar otros aprendizajes donde a medida que uno va adquiriendo más habilidades y conocimientos, también se va sintiendo menos capaz y menos competente?

Desde un punto de vista curricular, dado que los contenidos matemáticos van incrementando progresivamente su dificultad, es fácil que un alumno que ya tiene dificultades tempranamente, cada vez encuentre más dificultad para afrontar esos aprendizajes. Pero como en el contexto del aula es habitual la comparación entre compañeros, la autoestima y la autoeficacia de esos alumnos con dificultades decrece, y también su motivación e interés. Por eso, sobre todo en matemáticas, es muy importante que se actúe nada más se perciba que el alumno tiene alguna dificultad, pues si esto no se hace ocurrirá, inevitablemente, que a medida que avanza de curso sus posibilidades en matemáticas disminuyen. Por eso, en matemáticas se necesita claramente: (a) una identificación temprana de la dificultad, (b) la ayuda rápida para que el alumno no pierda confianza en sí mismo en esta área, y (c) eliminar en lo posible la comparación social y tratar de promover la percepción de mejora personal.

*Extraído del artículo: Valle, A., Regueiro, B., Piñeiro, I.,  Sánchez, B. Freire, C y Ferradás, M. (2016). Actitudes hacia las matemáticas en estudiantes de Educación
Primaria: Diferencias en función del curso y del género. European Journal of Investigation in Health,
Psychology and Education,6(2),119-132

Puedes consultar nuestra investigación completa en la revista científica European Journal of Investigation in Health, Psychology and Education

 

AGRADECIMIENTOS: Queremos expresar nuestro más sincero agradecimiento a los centros que han colaborado con nosotros, permitiéndonos llevar a cabo esta investigación. 

  •  CEIP Francisco Vales Villamarín (Betanzos)
  • CEIP Cruceiro de Canido (Ferrol)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s