¿Cómo incide la motivación en la implicación en los deberes y en su rendimiento académico?

La motivación desempeña un papel determinante en el aprendizaje y constituye un área fundamental en todas las aproximaciones al aprendizaje autorregulado.

En la literatura contemporánea sobre la motivación de logro, el enfoque de las metas académicas se ha convertido en una de las principales líneas de investigación (Ng, 2008). En el ámbito educativo, se ha diferenciado inicialmente entre estudiantes con metas de aprendizaje para incrementar su capacidad y aquellos otros que optan por metas de rendimiento (Elliot, 1999; Pajares, Britner y Valiante, 2000). Mientras que las metas de aprendizaje se centran en la comprensión y el dominio de la materia, las metas de rendimiento están más centradas en conseguir un mejor desempeño que otros estudiantes.

De modo similar a lo que sucede en el contexto del aula, los estudiantes se enfrentan a los deberes escolares teniendo como referentes los tres pilares básicos que conforman la motivación académica. Por un lado, están las razones y motivos por los que hacen los deberes así como las metas que persiguen al realizarlos. Por otro, están las creencias que tienen los estudiantes respecto a sus propias capacidades y competencias para realizar esos deberes. Y por último están las reacciones emocionales que provocan en los estudiantes la realización de esos deberes. Aunque estos tres pilares son fundamentales, también es necesario destacar que el interés, la actitud y la percepción de utilidad de los deberes desempeñan un papel motivacional muy importante a la hora de tomar decisiones respecto al enfoque de aprendizaje adoptado por los estudiantes al hacer los deberes y a su grado de implicación en los mismos.

El enfoque de aprendizaje empleado por los estudiantes va a incidir no sólo en la ejecución final de los deberes escolares sino también en la calidad del proceso de realización de esos deberes. Aquellos que adoptan un enfoque profundo realizarán los deberes implicándose en ellos, con la intención de aprender y reforzar los contenidos adquiridos en clase, preocupándose por solventar las dudas que se les plantean durante su realización y relacionando los deberes con lo aprendido previamente. Por el contrario, si los estudiantes ponen en marcha un enfoque superficial realizarán los deberes porque se sienten obligados por el profesor y tal vez por los padres. Su objetivo será terminarlos cuanto antes para poder dedicarse a otras actividades más divertidas y sólo se preocuparán de llevarlos hechos porque hay que entregarlos y corregirlos en clase, pero no porque piensen sacar provecho de su realización para avanzar en sus aprendizajes.

¿Qué estudio hemos llevado a cabo sobre esto?

Se trata de estudiar las relaciones entre la motivación y el enfoque de trabajo que ponen en marcha los estudiantes cuando se enfrentan a los deberes escolares. Pero además, se pretende conocer cómo esas variables motivacionales y estratégicas inciden en la implicación del estudiante en los deberes escolares (cantidad de deberes realizados, tiempo dedicado y gestión del tiempo) y también en su rendimiento académico.

En el estudio participaron 535 estudiantes de edades comprendidas entre los 9 y los 14 años.

¿Qué concluye nuestro estudio?

En consonancia con los resultados de investigaciones anteriores que indican claramente que la asignación y realización los deberes escolares está asociada positivamente con el rendimiento (Cooper, Jackson, Nye y Lindsay, 2001; Cooper, Lindsay, Nye y Greathouse, 1998; Schewior, 2001; Trautwein 2007; Trautwein et al., 2002) los resultados de este trabajo ponen de manifiesto que el rendimiento académico de los estudiantes de los últimos cursos de Primaria se encuentra determinado en gran medida por la cantidad de deberes realizados de los prescritos por el profesorado.

Por lo tanto, a la hora de realizar los deberes escolares resulta fundamental atender al patrón personal de trabajo del alumno mediado por el perfil motivacional que influye en la forma de enfrentarse y resolver las tareas propuestas.

Al mismo tiempo, en este estudio se demuestra que la cantidad de deberes que realizan los estudiantes depende directamente no solo del tiempo que dedican a esos deberes, sino también de la gestión que hacen de ese tiempo dedicado a ellos, ya que el tiempo de hacer la tarea no debe considerarse un indicador absoluto de la cantidad de tarea que los estudiantes tienen que realizar, debido a que los niveles de habilidad cognitiva y la motivación pueden influir de manera significativa en el tiempo que un estudiante necesita para completar los deberes.

fpsyg-07-00463-g002

Al demostrarse una relación consistente entre las metas orientadas al aprendizaje con el enfoque profundo, entre el enfoque profundo y la cantidad de deberes y siendo la cantidad de deberes junto con las propias metas lo que explica el rendimiento, todo parece indicar lo que numerosos estudios han intentado demostrar anteriormente: la adopción de enfoques profundos para el aprendizaje de los estudiantes están fuertemente relacionados con mayor logros académicos de calidad.

Por último, la cantidad de deberes hechos y su relación positiva con el rendimiento académico se debe considerar como un resultado final de un proceso arraigado en un aprendizaje integral y significativo. Los estudiantes motivados para aprender probablemente se aproximan a los deberes de forma profunda y gestionen eficazmente el tiempo que le dedican. Como resultado, tienden a hacer más tareas. Así, es importante que los profesores, pero también los directores y los responsables educativos, estén sensibilizados con el papel que las variables motivacionales y contextuales puedan desempeñar en el éxito académico.

*Extraído del artículo: Valle, A., Regueiro, B., Núñez,  J.C., Rodríguez,S., Piñeiro, I., Rosário, P. (2016). Goals, Student Homework Engagement, and Academic Achievement in Elementary School. Frontiers in Psychology,7.

Puedes consultar nuestra investigación completa en la revista científica Frontiers in Psychology

AGRADECIMIENTOS: Queremos expresar nuestro más sincero agradecimiento a los centros que han colaborado con nosotros, permitiéndonos llevar a cabo esta investigación. 

  • CEIP Sofía Casanova (Culleredo)
  • CEIP María Pita (A coruña)
  • CEIP Francisco Vales Villamarín (Betanzos)
  • CEIP de Miño (A Coruña)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s